Santa Faustina Kowalska

Cuando miro el futuro, me atemorizo. Pero, ¿por qué sumergirse en el futuro? Para mí solamente el momento actual es de gran valor, ya que quizá el futuro nunca llegue a mi alma. El tiempo que ha pasado no está en mi poder. Cambiar, corregir o agregar no pudo hacerlo ningún sabio ni profeta, así que debo confiar a Dios lo que pertenece al pasado.

¡Oh momento actual! Tú me perteneces por completo. Deseo aprovecharte cuanto pueda y, aunque soy débil y pequeña, me concedes la gracia de tu omnipotencia.

(Santa Faustina Kowalska)

Feliz día del Señor. Celina

Santiago


Apóstol Santiago, patrón protector de España cuya festividad celebramos hoy, S. XIII, Catedral de Santiago de Compostela

Astro brillante de España, apóstol Santiago, tu cuerpo descansa en la paz, tu gloria pervive entre nosotros. 

Que por tu patrocinio, España se mantenga fiel a Cristo hasta el final de los tiempos (Antífona y oración de la Liturgia de las Horas ). Feliz día a tod@s

San Antonio de Padua

JHS: abreviatura del nombre de Jesús en hebreo

El nombre de Jesús es superior a todo nombre, porque delante de él se dobla toda rodilla. Si lo predicas, ablanda las voluntades más obstinadas. Si lo invocas, dulcifica las más ásperas tentaciones. Si piensas en él, se te ilumina la inteligencia. Si lo lees, te alimenta el corazón. (San Antonio de Padua)

Feliz día del Señor. Celina

Santo Tomás de Aquino

Como todos los creyentes forman un solo cuerpo, el bien de uno es comunicado al otro. “Todos somos miembros los unos de los otros” (Rom 12, 5). Es, pues, necesario creer que existe una comunión de bienes en la Iglesia. Pero el miembro más importante es Cristo, ya que Él es la cabeza. “Dios lo dio por cabeza a toda la Iglesia, que es su Cuerpo” (Ef I, 22-23). En consecuencia, los bienes de Cristo son comunicados a todos los miembros. (Santo Tomás de Aquino)

Feliz día del Señor. Celina

Santo Tomás Moro

Felices los que saben distinguir una montaña de una piedra, porque evitarán muchos inconvenientes. 

Felices los que están atentos a las necesidades de los demás sin sentirse indispensables, porque serán permanente fuente de alegria. 

Felices los que sepan mirar seriamente las pequeñas cosas y tranquilamente las cosas importantes, porque llegarán lejos en esta vida. 

Felices los que saben apreciar una sonrisa y olvidar un desaire, porque su camino estará lleno de sol.

Felices los que piensan antes de actuar y rezan antes de pensar, porque no se turbarán por lo imprevisible. 

(Santo Tomás Moro)

Feliz día del Señor. Celina