San Benito José Labre


Para resultar agradable a Dios, lo cual es un deber de todos, hay que tener tres corazones en uno. Un corazón de fuego para amar a Dios. Un corazón de carne para amar al prójimo. Un corazón de bronce para resistir al amor de sí mismo. 

(San Benito José Labre)

Feliz día del Señor. Beso, Celina

San Juan Pablo II

Mientras exista el hombre, existirá el gesto libre de auténtica participación en la creación que es el trabajo. Es uno de los componentes esenciales para la realización de la vocación del hombre, que se manifiesta y se descubre siempre como el que está llamado por Dios a “dominar la tierra”. A él Dios le ha confiado esta suprema y comprometedora libertad.

(San Juan Pablo II)

Feliz día del Señor. Celina

Santa Teresa de Calcuta

Cuando un pobre muere de hambre, no es porque Dios se haya olvidado de él. Sucede porque hemos rehusado actuar como instrumentos de amor en las manos de Dios para ofrecer a un pobre, hombre o mujer, un trozo de pan, para procurarle una pieza de ropa con que cubrirse del frío.

(Santa Teresa de Calcuta)

Feliz día del Señor. Celina