Pedro Javier Sagüés

Así te necesito (amigo Jesús), deshaciendo mis dudas, dándome ánimos, infundiéndome tu aliento y tu sosiego. Necesito oír “la paz sea contigo”. Y contigo cercano, con tus signos y señales, como buen maestro y pedagogo que me lleva de la mano, abriéndome a la luz inconmensurable de tu amor.

(Pedro Javier Sagüés)

Feliz día del Señor. Celina

San Agustín

Pero, a fin de que el débil no desfallezca al oír hablar de las pruebas que se avecinan, el pastor debe decirle: “Prepárate para las pruebas”. Y, si al oír estas palabras la oveja empieza a desfallecer y a temer hasta tal punto que ya no se atreve a acercarse, el pastor debe recordarle aquello otro: “Fiel es Dios para no permitir que seáis tentados más allá de lo que podéis”. Anunciar y recordar las pruebas que se avecinan es como curar a las ovejas enfermas; hablar de la misericordia de Dios, que hace superar las pruebas al que se asusta desmesuradamente, es como vendar las heridas.

(San Agustín)

Feliz día del Señor. Celina

Dietrich Bonhoeffer

Cuando tengáis miedo, miradle a él (a Jesucristo, el Crucificado, el Viviente), ponedle delante de vuestros ojos, invocadle, rezadle, creed que él está ahora a vuestro lado y os ayuda. Entonces palidecerá el miedo y retrocederá, y vosotros seréis libres en la fe en Jesucristo, el redentor fuerte y vivo.

(Dietrich Bonhoeffer)

Feliz día del Señor. Celina

San Ambrosio

Puedes huir en espíritu, aunque sigas retenido en el cuerpo; puedes seguir estando aquí y al mismo tiempo estar junto al Señor, si tu alma se adhiere a él, si andas tras sus huellas con tus pensamientos, si sigues sus caminos con la fe y no a base de apariencias, si te refugias en él, pues él es refugio y fortaleza.

(San Ambrosio)

Feliz día del Señor. Celina

Benedicto XVI

He resucitado y ahora estoy siempre contigo, nos dice el Señor, y mi mano te sostiene. Donde quiera que puedas caer, caerás entre mis manos, y estaré presente incluso a las puertas de la muerte. A donde ya nadie puede acompañarte y a donde no puedes llevar nada, allí te espero para transformar para ti las tinieblas en luz.

(Benedicto XVI)

Feliz Domingo de Resurrección del Señor. Celina