Henri Nouwen

No quiero estar tan ocupado con mi forma de vivir, mis planes y proyectos, mis parientes, amigos y conocidos, que no me dé cuenta siquiera de que tú estás conmigo, más cerca que ningún otro.
No quiero ser ciego a los gestos de amor que vienen de tus manos, ni sordo a las palabras amorosas que vienen de tu boca.
Quiero verte cuando caminas conmigo, y escucharte cuando me hablas.

(Henri Nouwen)

Feliz día del Señor. Celina

Manuel Marín Triana

Te has de unir a Dios en todo evento, en la mañana tibia y soleada, lo mismo que en el cierzo de la noche.
Cuando la hiedra se abraza al muro es para siempre; lo ama en el verano ardiente, igual que en el invierno helado.
Porque no ha de ser para ti lo más deseado, sino caminar en compañía de Quien es tu salvación y tu ventura.

(Manuel Marín Triana)

Feliz día del Señor. Celina

José María Pemán

No le llames soledad
a este andar con Dios en todo.
Llámale más bien un modo
de inmensidad.
Hoy tiene todo una edad
sin número. Ni antes ni luego
tienen hoy todas las cosas.
Fuentes, lirios, vientos, rosas,
juegan un juego
joven de inmortalidad.

(José María Pemán)

Feliz día del Señor. Celina

San Juan XXIII

“Cristo resucitó, ¡aleluya!”. Es un saludo que nos expresa ya un brillante programa: no muerte, sino vida; no divisiones, sino paz; no egoísmo, sino caridad; no mentira, sino verdad; no aquello que deprime, sino el triunfo de la luz, de la pureza y del respeto mutuo. Y puesto que precisamente todo esto forma la salvación, el servicio y el honor del cristiano, que éste sea vuestro testimonio, ahora y siempre, amados hijos.

(San Juan XXIII)

Feliz Domingo de Resurrección del Señor. ALELUYA. Celina