San Juan de la Cruz

 
Más agrada a Dios una obra, por pequeña que sea, hecha en escondido, no teniendo voluntad de que se sepa, que mil hechas con gana de que las sepan los hombres. Porque al que con purísimo amor obra por Dios, no solamente no se le da nada de que lo vean los hombres, sino que ni lo hace porque lo sepa el mismo Dios; el cual, aunque Dios nunca lo hubiese de saber, no cesaría de hacerle los mismos servicios con la misma alegría y pureza de amor. (San Juan de la Cruz)

Feliz día del Señor. Celina

Un comentario en «San Juan de la Cruz»

  1. El último terceto de un conocido soneto resume el generoso y amoroso texto que hoy pone Celina a nuestra consideración. Dice así: “No me tienes que dar porque te quiera/ pues aunque lo que espero no esperara/ lo mismo que te quiero te quisiera.”
    Las gotas de amor del texto de Celina penetran en lo más profundo del corazón de Dios. Gracias Celina. Feliz día del Señor a todos.

Los comentarios están cerrados.