Maertens-Frisque

“Ángel tocando el laud”, Melozzo da Forlì

En un mundo rico en posibilidades, pero, al mismo tiempo, sometido a contradicciones y tenido como absurdo por algunos, (los cristianos) deben comunicar a los que se encuentran a su alrededor la alegría que ellos viven: una alegría extraordinariamente realista y que expresa su certeza, basada en la victoria de Cristo, de que el futuro de la humanidad se irá construyendo a través de dificultades y contradicciones aparentes. El mundo no es absurdo, ya que Dios lo ama, y el principio vital de su éxito se nos ha dado una vez por todas en Jesucristo. 

(Maertens-Frisque)

Feliz día del Señor. Celina

Un comentario en «Maertens-Frisque»

  1. Cantar alegra el alma; cantar expande el espíritu; cantar engrandece la creación. Pero si ese canto es la gloria de Dios nos hace gratos a sus ojos, porque nos unimos a la inmensa canción que es su obra creada y nos incorporamos al corazón de los ángeles. Señor da la alegría de alabarte, cantarte y bendecirte ahora que vienes a nosotros con la belleza de niño. Danos, Señor, la alegría de cantarte, alabarte y bendecirte con el angel del laúd. Gracias, Celina. Feliz día del Señor a todos.

Los comentarios están cerrados.