José María Cabodevilla

4859435ddf490d75751f83e689f81077
La Virgen y el Niño, Roberto Ferruzzi

De ordinario, suele alabarse la virginidad de María, su concepción inmaculada o, sobre todo, su maternidad divina. “Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron”, exclamó una voz entre la muchedumbre y siguen ahora exclamando los cristianos. Pero Cristo responde:”Más bien, dichosos los que creen en la palabra de Dios y la cumplen.”. Cristo no dice, no puede decir que haya otros seres más dichosos que su madre. Lo que sí afirma es que la razón principal de la bienaventuranza de María no consiste en haber concebido al Hijo de Dios, sino en haber creído en Él. (José María Cabodevilla)

Feliz día del Señor. Celina

Un comentario en «José María Cabodevilla»

  1. Cristo destaca continuamente a lo largo de su vida la importancia de la fe en Dios y, más en concreto, en Él mismo, como hijo de Dios. Cuando hace sus milagros, los hace en función de la fe de la persona. Primero perdona los pecados y cura el alma; después, sana el cuerpo como prueba de su divinidad. La fe es en Cristo es el fundamento de nuestra existencia y la razón de ser de nuestra vida. La fe es nuestra verdadera sabiduría. Gracias, Celina. Que Dios os bendiga a todos en el día del Señor.

Los comentarios están cerrados.