Manuel J. Fernández Márquez

Silenciad vuestra mente y vuestro corazón
y percibiréis la vida de Dios
en todas las cosas y en toda la creación.
Silenciad vuestra mente y vuestro corazón
y sentiréis la vida de Dios
en el aire que respiráis,
en las ramas, en las hojas de los árboles
y en el vuelo de las gaviotas.

(Manuel J. Fernández Márquez)

Feliz día del Señor. Celina

Un comentario sobre “Manuel J. Fernández Márquez”

  1. Precioso poemita nos ofrece hoy Celina. Gracias. Sí, el silencio es el idioma de Dios. En el silencio de las noches pobladas de estrellas o en el de lunas redondas y blancas; en el silencio de esas noches, Dios se hace charlatán. Sintamos sus inspiraciones y escuchemos su respiración. En las noches de luna clara y en las noches cuajadas de estrellas, el habla silenciosa de Dios se deja sentir en lo más profundo del alma. Bella imagen del amanecer en Dios. Feliz día del Señor a todos.

Los comentarios están cerrados.