San Sofronio

Simeón con Jesús en brazos, Alekséi Yegórov, 1830-40

Ha llegado ya aquella luz verdadera que viniendo a este mundo alumbra a todo hombre. Ninguno de nosotros ponga obstáculos a esta luz y se resigne a permanecer en la noche; al contrario, avancemos todos llenos de resplandor; todos juntos, iluminados, salgamos a su encuentro y, con el anciano Simeón, acojamos aquella luz clara y eterna; imitemos la alegría de Simeón y, como él, cantemos un himno de acción de gracias al Engendrador y Padre de la luz, que ha arrojado de nosotros las tinieblas y nos ha hecho partícipes de la luz verdadera.

(San Sofronio)

Feliz día del Señor, fiesta de la Presentación del Señor y Jornada Mundial de la Vida Consagrada

Un comentario sobre “San Sofronio”

  1. En mi apostilla de hoy voy centrarme en la figura del anciano Simeón, del que dice el Evangelio de San Lucas (2;25-35) que era un hombre justo y piadoso, que esperaba con ilusión la llegada del Mesías. Por su fidelidad, Dios le prometió que no moriría sin haber visto antes al Cristo del Señor. Así sucedió. Y cuando tuvo en sus manos al Hijo de Dios, vio la luz. La luz de la verdad: el amor de Dios a los hombres. La enternecedora mirada del pequeño al anciano Simeón llena de encanto esta preciosa imagen. Gracias, Celina. Feliz día del Señor a todos.

Los comentarios están cerrados.