Lucía Carmen de la Trinidad

Morir para nacer eternamente
en otra soledad ancha y crecida.
A cambio de esta vida, otra Vida.
Tu eterno mar, a cambio de mi fuente.
Por alcanzar tu estrella incandescente,
apagaré mi lámpara encendida.
La luna de mi noche dolorida
se perderá en tu sol omnipotente.

(Lucía Carmen de la Trinidad)

Feliz día del Señor. Celina

Un comentario en «Lucía Carmen de la Trinidad»

  1. Estamos ante un cuarteto endecasílabo, estructurado en ABBA, que consta de dos estrofas. En el poema, habla del contraste “morir para nacer a otra vida mejor”, y de un cambio, “mi pequeñez a cambio de la grandeza de Dios” expresada mediante las metáforas “luna” y “sol’. Procede destacar del poema la palabra soledad. Esta soledad no se refiere a que en la otra vida viviremos solos y aislados, sino a la soledad ancha y crecida de nuestra unión personal con Dios. Bella imagen de un mar de paz, silencio y soledad vivido junto a Dios. Gracias, Celina. Feliz día del Señor a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.